Criopreservación de sangre de cordón umbilical

Las células sanguíneas del cordón umbilical tienen potencial para renovar otras células del organismo. Por ese motivo, si se transplantan a determinados pacientes, pueden obtener beneficios variados, cuya lista se está incrementando a medida que la ciencia progresa.

Esta sangre ha sido tradicionalmente rechazada, pero dadas sus ventajas, actualmente puede donarse de forma anónima o conservarse en bancos privados de forma personalizada. En caso de donarse, la legislación contempla que pueda utilizarse para cualquier persona que lo necesite, sin discriminación de ningún tipo, siempre que se cumplan los requisitos adecuados de compatiblidad.

Por el contrario, si se almacena en un banco privado, la compatibilidad con el niño del que se ha extraído es lógicamente perfecta. También puede ser compatible con los parientes co-sanguíneos.

De acuerdo a la Organización Nacional de Transplantes, puede ser donante cualquier embarazada sana con un embarazo normal. Es conveniente comprobar, por historia clínica o por datos analíticos, que la madre no posee enfermedades que puedan ser transmisibles por medio de la sangre. Por ese motivo, entre otras situaciones que deben valorarse en cada caso, no pueden donar las madres que tengan infección por el virus del SIDA, o de las hepatitis B o C, o que sean consumidoras de drogas inyectables.

Finalmente, debe subrayarse que la toma de esta sangre no supone ningún riesgo ni para la madre ni para el hijo.

Transmita su deseo previamente al parto si desea criopreservar sangre de cordón.