Medicina Predictiva y Personalizada

Medicina y tecnología ajustadas a tus necesidades concretas

Las mujeres presentan especial susceptibilidad para ciertas enfermedades, como por ejemplo la osteoporosis, particularmente después de la menopausia. Otras veces, tienen formas específicas de enfermar. Éste es el caso de las enfermedades cardiovasculares que, como en el hombre, son la principal causa de muerte, aunque en la mujer manifiesten formas peculiares de presentación. Lo mismo puede decirse del cáncer, y eso, en el caso de las mujeres, es particularmente claro en el cáncer de mama.

Detectar con tiempo suficiente a las mujeres con más riesgo, o a aquellas en las que la enfermedad ya está en forma latente, tiene por consiguiente una gran importancia. Los avances de la medicina moderna ayudan en esa identificación. Para ello utilizan los conocidos factores de riesgo específicos (por ej colesterol elevado o tensión arterial alta en el caso de la enfermedad cardiovascular), o rasgos biológicos de enfermedad latente, campo en el que la moderna tecnología ha experimentado avances muy destacados.

La medicina predictiva integra parámetros clínicos, biológicos y genéticos con el fin de identificar a las personas vulnerables. Esto permite dar a cada uno el mejor consejo, el que mejor se ajusta a sus necesidades. Estamos acostumbrados a pensar que, nuevamente con el ejemplo de las enfermedades cardiovasculares, un nivel anormal de colesterol puede requerir un determinado tratamiento. Sin embargo, hay personas cuya salud puede resultar más perjudicada que beneficiada puesto que, visto todo en su contexto general, el margen de beneficio del tratamiento puede ser menor que el perjuicio inherente a los efectos no deseables que suelen acompañar a los fármacos. En otras palabras, se pierde más que se gana.

Nuestro interés va dirigido a las principales enfermedades crónicas que amenazan la salud de la mujer a partir de la mitad de la vida. Concretamente: