Otoplastia (cirugía estética de las orejas)

Es la cirugía que se realiza para reposicionar las orejas prominentes o "en soplillo" a una posición más normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir el tamaño de las orejas grandes. Es una intervención que debe realizarse en un quirófano, si bien, dependiendo del caso, la anestesia puede ser local con sedación o general. En algunos casos puede necesitarse, igualmente, que se pase una noche en el hospital.

La intervención consiste en la práctica de una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular. Después, éste se esculpe y se dobla hacia atrás. En ocasiones, puede ser necesario extirpar una parte del cartílago para obtener una oreja más natural. Por último se extirpa una cuña de piel de la parte posterior de la oreja. La cicatriz resultante de la otoplastia queda disimulada detrás de la oreja.

El paciente se encuentra bien a las pocas horas de la cirugía, pero debe llevar un vendaje compresivo alrededor de la cabeza, que se cambia por uno más ligero, a modo de cinta de pelo, a los pocos días.

Más información sobre otoplastia en: https://secpre.org/pacientes/cirugia-estetica/cirugía-facial/cirugía-de-las-orejas.