Pliegues y arrugas

Una buena estrategia es la prevención, evitando la exposición excesiva al sol y usando fotoprotección , que idealmente debe tener un factor suficiente (30 según muchos profesionales). Otras opciones de protección (hidroxiácidos, retinoides y otros) deben aplicarse tras consultar con el especialista.

No obstante, la edad tiene siempre un efecto inexorable. Los tratamientos que persiguen rellenar las áreas hundidas o agrietadas de la piel se llevan a cabo actualmente con procedimientos sencillos que se aplican directamente, con pocos efectos secundarios, y sin requerir hospitalización.

Los beneficios no son permanentes, duran entre 6 meses y 1 año, pero el procedimiento puede repetirse tantas veces como sea preciso.

Las opciones son:

  • Sistemas de relleno: se trata de materiales que se inyectan bajo la piel, siendo especialmente útiles para reducir los pliegues entre las mejillas y la nariz, para realzar labios delgados, o para eliminar arrugas alrededor de los labios. Entre las sustancias que se inyectan sobresale el ácido hialurónico de origen no animal (www.restylane.com), biodegradable de forma totalmente natural o, muy interesante,
  • Toxina botulínica, producto de la bacteria denominada Clostridium Botulinum, que relaja el músculo subcutáneo y por tanto reduce la profundidad de arrugas de la frente, del ceño, y de las esquinas oculares (secpre.org/pacientes/cirugia-estetica/procedimientos-auxiliares/toxina-botulinica).